Ante la complejidad y evolución constante de los negocios, la valoración de una empresa o negocio no se puede considerar nunca como un procedimiento estándar que se puede aplicar de igual manera a todas las empresas o negocios a valorar, sino que existen, como no puede ser de otra forma, unos factores específicos en cada uno de estos que pueden ser bien objetivos o subjetivos, que implican juicio, y, por lo tanto, cada situación, evaluación o análisis, requerirá la aplicación de este.

Tal y como citaba Antonio Machado “Todo necio confunde valor y precio”, no obstante, el precio queramos o no, es importe por el que finalmente se cierran las operaciones de compra- venta, y suele incorporar al valor otra serie de aspectos subjetivos que se deben de considerar, tales como: oportunidad de mercado, adquisición de posición dominante, sinergias operativas y financieras.

Por todo ello, es importante contar con asesores de amplía experiencia y de su total confianza.

Qué es una valoración de empresas

La valoración de empresas tiene como objetivo definir el valor económico de una compañía. Para ello se evalúan y valoran diferentes variables que darán como resultado el valor de la entidad.

Cómo sé si necesito una valoración de empresa

Si estás inmerso en un proceso legal relacionado con una entidad, es conveniente en ese caso realizar una valoración de empresa. Cualquier persona jurídica puede requerir la valoración enfocada a diferentes objetivos.

¿Alguna duda?

Contáctanos para que resolvamos tus dudas sin ningún compromiso.